El director artístico de Hinves Pianos y pianista de proyección internacional ve muchas oportunidades para quienes se atrevan a arriesgar.

Era la segunda vez que pisaba aquel lugar, pero sentí lo mismo que la primera. Si un piano callado puede sugerir mil cosas, diez o quince pianos de cola juntos son un grito de seducción que casi incomoda. Eduardo Frías fue mi anfitrión en la tienda Hinves Pianos de Madrid, un espacio de recogido silencio que es su casa desde el año pasado.

Subimos las escaleras que conducen a la zona de oficinas, dejando atrás aquel mar de flamantes pianos, y Eduardo me llevó a una cocina recoleta que olía a delicioso café.

el 90% de las programaciones mundiales son conformadas por diez compositores.

− La gente poco a poco se cansa de escuchar lo mismo -me dice Eduardo mientras nos acomodamos con dos tazas que acaba de sacar de la Nespresso-. Llevamos doscientos años haciendo el mismo formato de concierto y según estudios musicologicos, el 90% de las programaciones mundiales son conformadas por diez compositores. Esos programas interesan masivamente cuando los tocan Ärgerich, Pollini, Kissin, Sokolov… los diez o veinte grandes intérpretes. pero, ¿es lo mismo cuando lo tocan nombres jóvenes o menos conocidos?

Escuchándole, imagino una capa de conservadurismo sobre otra, y Eduardo todavía me habla de una capa más:

− Y además, se suele tocar de la misma forma, hay muy pocas sorpresas en los conciertos. No es como antaño cuando la interpretación de Rubinstein o Richter sorprendían por su calidad y la variedad en ideas e interpretaciones.

Saludo brevemente a Patrick Hinves, que acaba de llegar a por su café de la tarde, y continuamos con una reflexión sobre lo que pasa cuando alguien consigue atraer la atención sobre la música clásica:


− El mundo de la clásica todavía es muy conservador. Está James Rhodes, que es muy criticado, pero ahí lo tienes compartiendo cartel con Volodos en el mismo ciclo en el Auditorio de Zaragoza. La gente quiere verlo y escucharle también.

Nos acordamos de su disco Little Great Stories, que recoge la integral de obras para piano de Jorge Grundman. Sobre la composición, también tiene su propio punto de vista:

− Compositores como Ludovico Einaudi, Joep Beving o Jorge Grundman son despreciados muchas veces por muchos compañeros, quizá porque se alejan del estilo contemporáneo o moderno, o no se puedan encajar en ninguna rama.

Me gustan la melodía y la expresividad.

Hace una pausa para apurar su taza, y continúa:

− Me gustan la melodía y la expresividad. Los algoritmos, la música de ordenador, son una via que no he explorado… Dice Jorge Grundman que él no es compositor  – reímos -, sino un contador de historias y de emociones. Me identifico mucho más con su música neotonal que con otras creaciones contemporáneas quizá.

Se acuerda también Eduardo de las críticas que leyó cuando empezó a emitirse el programa Clásicos e Irreverentes. Se lamenta de que algunos colegas no lo vieran como lo que realmente era: una forma de divulgar la música clásica en un canal de ámbito nacional. Era una prueba de orquesta para tocar con la OYCRTVE. Había partes musicales puras en las que el aspirante tenía dos minutos y medio (!), y otros dos y medio
en televisión si pasaba.

Por suerte no todo es estático, algunos programadores se arriesgan e innovan:

− Como Antonio Moral cuando estuvo al frente del CNDM. Él decía, “mira, hay cosas que hemos conseguido; como llenar el auditorio para escuchar órgano” [refiriéndose a Bach Vermout].

sobre PianoLab: nuestra vocación es abrir el espacio.

La conversación es muy animada, Eduardo y yo nos conocemos desde hace unos cinco años. Fue en un maratón de pianistas organizado por Ana Benedicto en el San Juan Evangelista. Ahora tiene la responsabilidad de la programación de PianoLab, una sala que se encuentra en Hinves Pianos y cuya programación quiere potenciar:

− PianoLab seguirá acogiendo recitales y actos de calidad. Vendrán músicos del máximo nivel con invitados muy especiales por una razón u otra. En ocasiones, se tratará de conciertos privados, aunque nuestra vocación es abrir el espacio.

De repente, me acuerdo del anuncio que ha hecho pocos días antes, y aprovecho para felicitarle personalmente por la confirmación de su gira por China, que le llevará a dar de 15 a 20 conciertos en noviembre.

Hay que hacer cosas diferentes y limitar la duración de los conciertos.

Me interesa saber qué puede hacer alguien como él, con esa doble faceta de pianista y programador, para crear público:

− Todo empieza por elegir bien el programa y hacer cosas diferentes de las habituales. Marta Ärgerich combina en un mismo programa obras para piano solo con dúos con violín, con cello…  Ese tipo de cosas se hacen muy poco o nada.

− ¿Y además?

− También es importante limitar la duración. No deberíamos pasar de la hora y media de concierto. Hay cosas excepcionales, como lo de Lisitsa en el Auditorio el año pasado con los cuatro conciertos de Rachmaninov, o el maratón Beethoven o Verdi… pero hay que ser muy melómano..

Nos reímos comentando que yo fui al maratón de Lisitsa, y que disfruté la sobredosis de Rachmaninov.

Aunque pudiera parecer otra cosa, Eduardo es optimista:

− Aún se hace poco, creo que todavía se pueden hacer muchas más cosas. Pero la situación ha mejorado mucho. No hay más que pensar cuántos de los auditorios actuales existían hace 40 años. También hay muchas más orquestas y conservatorios superiores.

Y sentencia:

− Los modelos cambian, solo hace falta adaptarse.

Poco antes de despedirnos, ya en la planta baja, me detengo ante un Steinway Spirio blanco que tiene reservado un lugar especial junto a la escalera. Esta vez, la seducción es aún más fuerte. Lo imagino en un salón acristalado frente al azul del Mediterráneo; yo lo toco primorosamente, adornado con un fular de la más fina seda alrededor del cuello, y…. 

Mi ensoñación se interrumpe bruscamente, siento que el corazón se me para por un segundo: sin buscarlo, he visto su precio escrito en una discreta etiqueta.


Eduardo Frías es el director artístico de Hinves Pianos, responsable de programación de PianoLab Madrid entre otros cometidos. Como pianista, se encuentra en un gran momento: tras la grabación de un disco con Sony Clasical y su actuación en el Carnegie Hall, ha participado en múltiples proyectos ilusionantes, como su intervención como pianista principal en el programa de RTVE Clásicos e Irreverentes, o la reciente grabación como pianista solista junto a la Orquesta de la RTVE de “En las Estrellas”, película nominada a los Goya de este año en la categoría de mejor BSO. Este año tiene confirmados conciertos en China, España e Italia.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EDUARDO FRÍAS:

WEB   FACEBOOK

INFORMACIÓN SOBRE HINVES PIANOS y PIANOLAB MADRID:

WEB   FACEBOOK TWITTER


Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.