Lleva años desarrollando una admirable labor de divulgación con sus conciertos comentados, en los que explora maneras de conectar al público con la música clásica utilizando diversos recursos. Quiero saber más de un festival que tiene ese mismo objetivo, y que ha desarrollado junto a la pianista búlgara Dina Nedéltcheva.

Hace pocos días, supe de un festival muy especial, resultado de una amistad y de una ilusión compartida por dos pianistas: Dina Nedéltcheva e Irene de Juan. Los cuatro conciertos de los que consta tendrán lugar en Palma de Mallorca, y aunque cada uno tiene un planteamiento diferente, todos comparten un mismo propósito, el de «tender un puente entre el público y la música clásica», según explican sus creadoras.

Irene publica una poética colección de fotografías de ventanas, reales o imaginarias, que sigo desde hace años, Las Ventanas de Irene (click aquí). Puentes, ventanas, música… Parece claro que Irene siente predilección por todas las formas de conseguir que los seres humanos se abran a otros mundos y se encuentren con la belleza.

Aunque nos falta la otra mitad del alma de este proyecto, estoy muy contento de poder hablar de «Connectats a la Clàssica» con Irene de Juan, que ha regresado hace pocos días de inaugurar el festival con su programa «La Caja de Música de Debussy» (ver una muestra aquí).

– Usáis la expresión «tender puentes» para resumir los objetivos del festival. ¿Es ancho el río?

– No, no tanto −ríe. No es tan difícil, las personas son sensibles a la belleza y la emoción, y la música es ambas cosas. Sin embargo, es cierto que la música clásica es conceptualmente compleja, y además nos separan 200 o 300 años de las obras y de sus compositores. Por eso son necesarios los puentes.

Nos hemos encontrado en una cafetería de Pintor Rosales, no muy lejos de CEDAM, el centro en el que lleva años ofreciendo talleres y cursos. Irene disfruta con la divulgación musical, combinando sus facetas de intérprete y comunicadora. Me pregunto por qué no hay más músicos que sean, además, buenos comunicadores.

– Porque la música y la palabra siguen dos caminos diferentes: la comunicación musical exige un contacto «hacia dentro», con un mismo, mientras que la comunicación verbal mira mucho más directamente hacia afuera.

lo más difícil es conseguir que la gente entre en la sala.

Se oye un llanto que viene del capazo que Irene ha dejado aparcado a apenas metro y medio de la mesa, y por fin conozco a Adrián, quien me mira a ráfagas con sus enormes ojos, con los que recorre la cafetería como un radar. Siempre me ha fascinado la expresión de los bebés cuando empiezan a asomarse al mundo. Los ojos de Adrián son otras Ventanas de Irene, y me encanta que se se nos una a la mesa.

– Lo más difícil es conseguir que la gente entre en la sala, por eso creemos que el público del festival se irá consolidando y crecerá concierto tras concierto. El hecho de que dejemos pasar un tiempo entre conciertos creemos que favorecerá esto.

es un deber profesional dar al público la oportunidad de establecer un contacto diferente con la música clásica.

Nos traen los cafés, y Adrián disfruta también de su desayuno con la ansiedad de un lactante de tres meses.

– Este festival es una idea que nos rondaba a Dina Nedéltcheva y a mí desde hacía tiempo. Nos conocimos en Salzburgo, estudiando en el Mozarteum. A Dina me une un afecto muy especial, y me ilusiona enormemente emprender esto juntas. A las dos nos parece un deber profesional dar al público la oportunidad de establecer un contacto diferente con la música clásica. Ambas somos pianistas, y nos encanta la idea del concierto clásico, pero no nos resignamos a que las grandísimas joyas del repertorio clásico queden reservadas a una minoría. Para cambiar eso, a la interpretación hay que sumar la comunicación por vías diferentes a las musicales.

Conocí a Irene de Juan en un taller de apreciación musical que impartió hace unos años. Aunque el programa del curso se apoyaba principalmente en una serie de grabaciones, se servía también del piano para subrayar algunas ideas. Me impresionaron sus dotes comunicativas y su capacidad para mantener la atención de todos.

– El concierto tradicional tiene un inconveniente serio, y es que requiere atención plena y continua durante un período largo de tiempo. En general, no estamos habituados a mantener la concentración durante los veinte minutos que dura una sonata de Beethoven, por ejemplo, y hacer un concierto comentado facilita que el público realice una escucha activa sin que se pierda.

Recuerdo la forma amena en la que Irene expuso el argumento de Turandot junto a Luis Ángel de Benito en el último «Música y Significado» que he escuchado (podcast aquí). Oyéndola o viéndola, se percibe su pasión por la música y las artes. Creo que su sensibilidad está guiada por una firme vocación.

– Todos los músicos que participamos en «Connectats a la Clàssica» intentamos mantener un equilibrio, y que la música quede lo más preservada posible. Esto es necesario porque la música requiere un aura de concentración. Por ejemplo, en la primera parte del concierto de Dina Nedéltcheva (vídeo aquí), que es el siguiente del festival, comento diferentes pasajes del concierto nº1 de Chopin, pero en la segunda parte se interpreta de principio a fin sin comentarios.

Esta maravillosa obra sonará el próximo miércoles 20 de marzo en versión para quinteto de cuerda con solistas de la Sinfónica de Baleares. Es una muestra de la interesante diversidad instrumental del festival, que se completa con un dúo de flauta y guitarra en el último concierto.

es más difícil sembrar en España.

«Connectats a la Clàssica» se hace sin ayudas de ningún tipo, fuera de la cesión del espacio, y le pregunto si uno se encuentra con más obstáculos en España que en otros países para desarrollar una labor tan necesaria como esta.

– Sí, es más difícil sembrar en España que en otros países. En España hay un déficit de cultura musical. En Alemania, por ejemplo, los jóvenes tampoco están especialmente conectados a la música clásica, pero sí tienen una base cultural. Falta apoyo institucional, y los medios de comunicación tampoco hacen bien su trabajo. Puede ocurrir que una radio se niegue con toda naturalidad a hacer una entrevista si no se le contrata publicidad. Aparte, la música clásica no parece encontrar un lugar en la prensa generalista, y a mí me encantaría verla en el suplemento de un períodico.

Adrián protesta. Quizá empieza a sentirse indignado por estos asuntos, ya se sabe que la juventud no tiene la capacidad de los adultos para aceptar las cosas como son. Sin embargo, vuelve a ver el mundo de color de rosa cuando su madre lo coge en brazos y baila con él.

queremos replicar el festival en Madrid.

– ¿Tenéis previsto llevar este concepto de festival a otras ciudades?

– Querríamos replicarlo en algún lugar de Madrid o alrededores, y ya estamos haciendo gestiones para ello. De momento, estamos buscando el apoyo necesario para contar con la cesión del espacio, pero no es fácil conseguir la atención de algunos políticos -se lamenta.

A Irene no le gusta llamar a sus conciertos y a los del festival «conciertos didácticos», me dice que son mucho más que eso. Con ellos se abre el abanico a la conexión con diferentes artes. Ha tenido buenas experiencias en colegios e institutos, especialmente en institutos, me confiesa que conecta bien con el público adolescente. El enfoque tampoco ha sido didáctico en esos casos, y sin embargo, o quizá gracias a ello, se ha encontrado con una estupenda receptividad. Los adolescentes tienen una sensibilidad más conectada con el sentir, me dice, y se apoya en eso para convencerles de que Beethoven fue tan revolucionario como AC/DC, o más.

a los músicos nos faltan recursos para dar a conocer nuestro trabajo.

Quiero saber su punto de vista sobre la promoción de la clásica:

– Los músicos tenemos parte de responsabilidad sobre la promoción, la de la música clásica y la nuestra como artistas. Lamentablemente, nos faltan recursos y estrategias de marketing para dar a conocer nuestro trabajo y comunicarlo correctamente. A veces te preguntas, «¿cómo es posible que este músico no esté tocando más habitualmente?», y la explicación, en muchos casos, es que no se le dedica la suficiente atención a la promoción. Quizá se pone demasiado empeño en lo musical, y falta perseverancia en lo extramusical.

Cerramos ya la entrevista, y Adrián se deja colocar otra vez en su capazo con total placidez, creo que sabe que está a punto de disfrutar de otro paseo soleado. La verdad es que no ha sido ningún impedimento para nuestra charla, e incluso no me extrañaría que haya recogido algunas ideas: las nuevas generaciones vienen empujando.

IRENE DE JUAN ha cursado estudios superiores de piano en Madrid (Real Conservatorio Superior de Música) y Salzburgo (Universität Mozarteum), bajo la dirección de Fernando Puchol y Klaus Kaufmann. Posteriormente ha cursado Master en Piano Clásico en la universidad CODARTS de Rotterdam, así como Dymplome Superieur de Piano en La Schola Cantorum de París, en ambas instituciones asesorada por el pianista Aquiles Delle Vigne, referencia pianística esencial en su carrera. Ya en España, ha cursado Master en Creación e Interpretación en la Universidad Rey Juan Carlos. Está especializada en la divulgación de la música y la conexión de ésta con otros ámbitos de la cultura y el arte. Sus programas de concierto integran música, pintura, literatura e historia conciliando un atractivo equilibrio entre la interpretación y la comunicación con el público a través de la palabra. Ha ofrecido conciertos en numerosas salas de España y Europa, y ha participado en festivales y colaborado con instituciones. Es invitada frecuentemente a colaborar con diversos medios de comunicación escrita y radiofónica, destacando sus intervenciones en el programa "Música y Significado" de Luis Ángel de Benito. Es creadora y directora de Urkalia Centro de Música, en Las Rozas de Madrid, e imparte una programación anual de cursos de apreciación musical y análisis en CEDAM (Madrid), Urkalia (Las Rozas), así como para la universidad de mayores-Asociación Pórtico de la Cultura. Actualmente, Irene de Juan prepara un disco-libro dedicado a Debussy y sus influencias.

PRÓXIMOS PROYECTOS Y ACTIVIDADES DE IRENE DE JUAN:

5 de abril: colaboración en concierto-conferencia sobre Impresionismo y Simbolismo en el RCSMM.

15 de junio: concierto “Cruce de miradas: inspiradores e inspirados en torno a Claude Debussy” en CentroCentro organizado por la Fundación Più Mosso. El programa del concierto recorrerá diferentes compositores que influyeron en, o fueron influidos por Claude Debussy.

MÁS INFORMACIÓN SOBRECONNECTATS A LA CLÀSSICA:
WEB FACEBOOK INSTAGRAM TWITTER

MÁS INFORMACIÓN SOBRE IRENE DE JUAN:
WEB FACEBOOK INSTAGRAM TWITTER

Próximos Encuentros L3P:

Juan Lucas, Director de Scherzo, Jueves 28/03

Pepe Mompeán, Asesor de Música CAM, Martes 23/04

Hinves Pianos c/Fuenterrabía, 4 (Madrid)

Entrada libre previa reserva en cultura@hinves.es

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.