Es compositor y director, y esta semana podría llevarse un Goya a casa por la música de ”En las Estrellas”.

Uno de los recuerdos más entrañables que atesora Iván Palomares es el de un montaje de Don Giovanni al que asistió como público en el Teatro Estatal de Praga. Fue un recreación del estreno de la obra, que había tenido lugar 225 años antes allí mismo. El mismo vestuario, la misma sala, la misma ciudad. Una producción excelente y una de sus mejores experiencias como espectador… a un precio irrisorio:

– ¿Por qué no puede hacerse eso en España? –se pregunta–. Mozart escribió óperas para el pueblo, no para las élites.

Acabamos de resguardarnos de un frío intenso en una cafetería amplia y luminosa de Sanchinarro donde somos los únicos clientes. Comenzamos la entrevista con el estridente ostinato de un martilleo procedente de la cocina. Iván se lamenta del IVA y de la subida de los alquileres de las salas:

– Recuerdo que Hans Zimmer hizo una gira europea, y que mucha gente lamentó que no viniese a España. Probablemente el IVA fue una razón de peso. Yo me encontraba en Budapest los días que celebró allí su concierto y el aforo fue completo .

Lasa tasas de alquiler encarecen las entradas.

Iván tiene muy presente el concierto homenaje a Bernstein que dirigió en el Auditorio Nacional hace un año con la Orquesta Più Mosso y algunos solistas invitados. Las tasas de alquiler acaban de subir, y eso ha hecho que el precio de las entradas tengan que subir también:

– Es cada vez más difícil hacer un concierto de esas características por menos de 40€ por entrada. Con esos precios, solo conseguimos que la música en vivo se convierta en algo excepcional, pero al mismo tiempo los músicos tienen que cobrar unos cachés dignos, hace falta alquilar partituras, etc… Todo esto hace que cada concierto sea un pequeño milagro.

El martilleo es realmente molesto, pero decidimos cambiarnos de sitio y poco a poco nos metemos más en la conversación. Casi conseguimos ignorarlo.

No debería abusarse de la música de cine en los conciertos.

– Se habla de la música como herramienta en la formación y estímulo de la inteligencia y la sensibilidad, pero mientras no forme parte de la educación primaria y pública, de esta manera siempre será elitista. Los conciertos pedagógicos rompen esa barrera, se hacen algunos estupendos, y esa es una buena manera de crear público y educar.

– ¿Y la música de cine? ¿Es una buena manera también?

– Puede serlo, pero no debería abusarse como creo que a veces se está abusando programando siempre lo mismo. Hay que elegir bien el programa: la música de cine es una cosa, y la de concierto, otra. Algunos programas de música de cine acostumbran al espectador a asistir a un tipo de interpretación que no es la que se debería oír en una sala de conciertos, por el carácter sinfónico que no tiene el programa.

La música de cine puede ser una vía de entrada a otro repertorio.

Iván no tiene dudas de que esto sirva para crear público, pero también cree que puede tratarse de una moda pasajera:

– Hubo mucho debate alrededor de un concierto de la London Symphony el año pasado. El programa estaba hecho de grandes éxitos de John Williams: Harry Potter, Star Wars, Indiana Jones, pero no de otras obras menos conocidas… Mucha gente no sabe que Williams tiene muchas otras obras de cine sinfónicas excelentes que, si se dieran a conocer, ayudarían a que el gran público se acercase a la música de concierto. Aquí los programadores no correrían ningún riesgo, ¡Con Williams van a llenar en cualquier caso! Al repetir continuamente los mismos programas, cada uno de esos conciertos puede acabar siendo una oportunidad perdida de atraer público hacia la música clásica u otro repertorio de cine por saturación. Creo que los conciertos de música de cine pueden ser una vía de entrada a otro repertorio, para mucha gente amante de las bandas sonoras que está abierta a descubrir otras cosas.

Escuchándole, aprendí mucho sobre las diferencias entre la música de concierto y la música de cine:

– Una de las primeras cosas que me enseñaron al grabar música para cine es que no se debe orquestar para cine igual que para concierto: las bandas sonoras se componen, de entrada, para que funcionen en una película y para grabarlas, llegado este caso. Prácticamente todo lo de John Williams funciona muy bien en concierto, por el tipo de escritura y de estructura musical que emplea en sus películas, pero eso no pasa con todos los compositores ni con todas las obras o películas, que buscan un planteamiento musical distinto.

Hace una pausa para darme tiempo a escribir, y continúa:

– Es una pena que mucha gente no sepa apreciar la diferencia entre la interpretación de una orquesta y otra. El color característico de una trompa de la Berliner y otra de la London tocando a Lutoslawski, por ejemplo. Apreciar una interpretación sublime no debería estar reservado a las élites o a los que nos dedicamos a la música. Si la música más comercial sirve para traerles a las salas, bien, pero debería aprovecharse para formarles.

Hay que hacer programas de calidad y sostenibles para los músicos.

Además, hay que pensar en los intérpretes:

– Y es que además, hay música de cine muy difícil de ejecutar del tirón. John Williams, sin ir más lejos. Hay que tener en cuenta el estrés de las orquestas ante una programa tan exigente. Hay que hacer programas de calidad y sostenibles para los músicos.

Iván probó una opción distinta con el concierto de Più Mosso:

– En cualquier concierto dedicado a Bernstein, todo el mundo espera que se toque West Side Story, pero también se añadieron obras sinfónicas de Bernstein y de otros compositores americanos, como Gershwin, o Copland. Incluso hubo un estreno absoluto de Robert Aldridge.

Para Iván, otro modelo a seguir en el ámbito de cine y en este sentido es el de Ennio Morricone, que suele incluir música no cinematográfica propia en los conciertos que programa. La música de concierto de Morricone, me explica, tiene una factura muy contemporánea, con raíces en Ligeti, la escuela de Darmstadt y en algunas vanguardias del siglo XX.

Con o sin Goya, el enfoque y la concentración deben ser los mismos.

Cerramos la charla comentando las emociones que le produce la nominación a los Goya, y le deseo toda la suerte. Seguramente, la banda sonora de “En las Estrellas” ha marcado ya la carrera de Iván Palomares, pero un trabajador incansable como él seguirá creando con la misma pasión con y sin premios. Me dice que lo más interesante de esto es lo que te pasa hasta que se sabe a quién se lo han dado, seas tú o no el premiado:

– A la hora de trabajar, el enfoque y la concentración deben ser los mismos, con o sin Goya.

Me quedo unos minutos tomando notas después de despedirnos. Cuando repaso lo que he apuntado sobre Ennio Morricone, me acuerdo de la maravillosa música de “La Misión”, el tema principal con el oboe… Tengo curiosidad por saber en qué año le dieron el Óscar, y me llevo una gran sorpresa cuando google me dice que solo estuvo nominada. Increíble. Imagino a Morricone emocionado por la nominación y… quedándose sentado en la ceremonia. Pero no creo que se lo tomase a pecho, después de aquello compuso 106 bandas sonoras, entre ellas “Cinema Paradiso”, otra maravilla.

“Lo que decía Iván”, pienso.


Iván Palomares es director, compositor y arreglista. Ha compuesto música para concierto, cine, televisión y teatro. Ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio MundoBSO a la mejor Banda Sonora Española, El Premio del Audiovisual Valenciano, o el Harold Arlen Film and TV Award. Algunas de las series y películas para las que ha compuesto son ”El Bunker”, ”Cita a Ciegas”, ”Pacífico” y ”Un Mundo Aparte”. Una de sus últimas creaciones, la banda sonora de ”En las Estrellas” de Zoe Berriatúa, está nominada a los Goya de este año a la mejor música original, que se entregarán el próximo sábado 2 de febrero en Sevilla. Como director, ha trabajado con orquestas como la OSRTVE, la Sinfónica de Budapest y la Hollywood Session Orchestra.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE IVÁN PALOMARES:

WEB   FACEBOOK IMDB SOUNDCLOUD TWITTER


Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.