Ha fundado y dirigido diferentes empresas que han supuesto hitos importantes en el desarrollo del sector, como Diverdi y La Quinta de Mahler. El pasado jueves, compartió con el numeroso público que nos acompañó su perspectiva sobre el pasado, el presente y el futuro de la música clásica en España.

David Bowie predijo que en poco tiempo la música sería como el agua corriente, al alcance de todos, y que los derechos de autor estaban muertos. Supo ver un cambio fundamental en la industria discográfica que ha llevado a muchos negocios al cierre o una traumática adaptación.

Juan Lucas ha visto de cerca esa transformación, primero desde Diverdi, distribuidora que fundó y que se convirtió en «una leyenda para melómanos, un santuario donde peregrinaron cohortes de aficionados durante años», según él mismo nos dijo. Después, desde la venerada y añorada La Quinta de Mahler, mucho más que una tienda de discos, un espacio de encuentro donde se compartió la pasión por la música y conocimos de cerca a infinidad de músicos y personalidades. Y ahora, Juan dirige Scherzo, una de las más importantes revistas especializadas, que ha alcanzado los 20.000 suscriptores gracias, en buena medida, a la profunda renovación que se ha llevado a cabo bajo su dirección.

Diverdi, LQM y ahora Scherzo… Juan es un creador de confluencias, de lugares de encuentro de la música fuera de las salas de concierto. Desde los primeros momentos de la gestación de nuestro proyecto quisimos invitar a Juan Lucas, por ser un profesional con una visión muy amplia del mundo de la música clásica, no como espectador, sino como agente activo. En L3p le agradecemos enormemente que hiciera una parada en nuestro nuevo punto de encuentro en Hinves Pianos.

Tras un prolijo repaso por su carrera, nuestro público vertió numerosas ideas interesantes. Ya antes de abrir el turno de preguntas, Juan había destacado la importancia de la educación, de que los niños tengan un contacto natural con la música clásica. Tuvimos la suerte de tener entre nosotros a Carlos Fernández, quien nos explicó varias de las iniciativas de la asociación de profesores que preside, entre ellas, la de llevar la música clásica a los centros educativos. También hubo intervenciones interesantes de músicos que hablaron del áura de exclusividad de la ópera, un género que tiene una enorme capacidad de atracción cuando se ofrece a precios moderados o incluso gratuitamente en espacios abiertos, y que se lamentaron por ello.

«Sacar la música clásica de los mausoleos» fue una idea recurrente a lo largo del coloquio, cosa que Edgar Martín, también presente, lleva varias temporadas consiguiendo en el Teatro Nuevo Apolo con su «¿Por Qué es Especial?». Otra pregunta recurrente fue cómo conseguir que los medios de comunicación sean verdaderamente útiles para la difusión de la clásica.

Juan habló de la necesidad de que la clásica salga de su compartimento estanco y cruce fronteras, para lo que la música contemporánea, por su viveza, podría tener un importante papel si se le diera el necesario empuje. Juan Lucas repitió que es posible romper esas barreras si se usa la imaginación, y las experiencias de conciertos conocidas en Holanda por Igor Urruchi (clarinetista) y Elena Horta (Radio Clásica) lo demuestran, donde se combinan diferentes géneros en una misma serie de conciertos, o se interpretan obras del repertorio más clásico con DJ’s y juegos de luces más habituales del pop y del rock, según nos explicaron.

Tenía razón Juan Lucas cuando dijo que estaba manida la idea de que la solución está en la educación, pero no por ello es menos cierto. Solo añadiría yo una, para mí, necesaria reflexión sobre nuestro concepto de educación.

Y es que la mayoría de las veces, cuando decimos educación vemos escuelas, profesores, niños y libros, sin darnos cuenta de que un concierto, cualquiera, también es educación. Abrir una revista de música clásica como Scherzo es una oportunidad para la educación musical, al igual que ocurre con cualquier otro medio de comunicación, y en general con cualquier relación que podamos tener, directa o indirectamente, con nuestro público actual y con el potencial. Músicos y programadores, lo sepan o no, están ejerciendo esa responsabilidad cuando toman decisiones sobre qué se toca y de qué manera, así como como los medios intervienen, social y culturalmente, a través de sus contenidos y la forma en que los presentan.

De esa responsabilidad, y de cómo ejercerla, va este blog. Muchas gracias a Juan Lucas y a todos los que se acercan a él para enriquecer el debate. Y gracias especialmente al público que llenó el Pianolab de Hinves. Gracias.

JUAN LUCAS cuenta con una trayectoria de más 25 años en el mundo de la música clásica. Periodista, crítico musical, cineasta, fotógrafo, productor discográfico y traductor, Juan Lucas ha creado empresas como Diverdi o La Quinta de Mahler, así como revistas especializadas en música como El arte de la fuga. Ha trabajado para sellos discográficos como Glossa, Verso, Symphonia, Col Legno, Neos, o Anemos, del que fue creador. Actualmente, dirige la revista Scherzo y es colaborador de RNE Radio Clásica. Es el traductor de la biografía Beethoven (Acantilado, 2017), de Jan Swafford.

Próximo Encuentro L3P:

Pepe Mompeán, Asesor de Música CAM, y

Daniel Broncano, Director de Música en Segura.

Martes 23/04 – 19.30

Hinves Pianos c/Fuenterrabía, 4 (Madrid)

Entrada libre previa reserva en cultura@hinves.com

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.