Humildad sincera, devoción por la música, labor docente y divulgativa… Teresa Adrán nos explica su ”Programa de Antemano”, un proyecto que lleva a cabo con éxito desde la temporada pasada, y que ha sido el germen de otros proyectos con los que aficionados de Galicia y Castilla-León se encuentran con la música.

”O Aburrimento”. Ese fue el título que le dieron varios de sus alumnos adolescentes a la ”escultura” que crearon en otra clase a espaldas del profesor. Una goma de borrar gigante atravesada de bolígrafos, grapas y un tornillo, pura espontaneidad adolescente. Con esa misma espontaneidad se la mostraron a su profesora de Música, y Teresa Adrán, tras un primer momento de sorpresa, les dijo con sorna: ”esto es arte conceptual”.

Todavía no tiene claro si aquella obra de difícil catalogación fue resultado de una furiosa creatividad o del más puro ”aburrimiento”. En cualquier caso, ella la tiene expuesta en clase para verla cada día como recordatorio de la razón de ser de su trabajo como docente.

– Al principio les hablo de la música como algo físico con lo que experimentar. Música es muchas cosas: rock y folclórica, música experimental e incluso ruido. Casi no hablamos de música clásica en segundo de ESO, prefiero que vean que hay muchas puertas.

Luis Ángel de Benito la incluyó como ponente en su curso de Análisis Musical del pasado verano, en Cuenca. Yo estuve allí y, aunque ya nos habíamos encontrado en dos ocasiones anteriormente, fue entonces cuando pude comprobar la capacidad que tiene Teresa de tratar asuntos académicos con naturalidad, rigor y frescura.

Además de profesora, Teresa Adrán es comunicadora, o quizá sea esencialmente una comunicadora. Ahí está su vídeo de presentación de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Galicia, o su reciente aparición junto a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León llevando de la mano al público a través de la música de Tchaikovsky.

También Alessandro Pierozzi confió en ella hace pocos meses, con él colaboró en su programa Música Resucitada de Radio Clásica. Definitivamente, 2019 está siendo un año importante para ella.

Me di cuenta de que nadie lee los programas de mano.

Teresa creó Programa de Antemano la temporada pasada, una oportunidad de aproximarse a los conciertos de la Sociedad Filarmónica de Lugo de manera desenfadada y distendida. Extraordinarios intérpretes como Lina Tur Bonet han pasado por allí, y Teresa contribuye a que el público disfrute más aún de su música:

– Yo escribía programas de mano, pero un día mi madre me confesó que no se había leído ni uno, y dije «si mi madre no los lee, no los lee nadie» –ríe–. Así que pensé que sería mejor contarlo que escribirlo.

– El nombre es genial, lo dice todo.

– Me he encontrado con un público agradecido, lo reciben todo muy bien y creo que los mensajes llegan. Procuro que sea una reunión informal, les animo a que se pidan un café o un gin tonic, lo que les apetezca. Preguntan sin miedo y luego van más contentos al concierto.

– Espero que no sea solo por el gin tonic… (risas). ¿Hablas de un solo compositor cada vez?

– Sí, hasta ahora los conciertos se han centrado en un solo compositor. Hablo del estilo, sus etapas, intento contar lo que me hubiera gustado que me explicaran a mí. Procuro estimular su imaginación, no solo con historias reales; hace poco usé la película de ‘Amadeus’ como apoyo.

Contar historias para suscitar interés.

– ¿Crees que Mozart tenía la risa histriónica de ’Amadeus’? -reímos.

– ’Amadeus’ no quiere ser una biografía, se omiten unas cosas y se exageran otras, pero al final consigue lo que yo persigo: suscitar interés. La gente se queda con la historia del Réquiem, y eso me gustaría trasladar. Mi labor es algo así como ser cómplice de los compositores para que más personas conozcan su obra.

Me dice que la media de edad es alta, pero le anima ver cada vez a más personas de mediana edad. Cree que en la ciudad de Lugo hay un público inquieto que ronda los cuarenta y al que le interesa la cultura; el mismo que busca cine no comercial y asiste a performances, y se muestra esperanzada de atraer cada vez más a ese público.

Se apoya en lo visual:

– Uso mucho las proyecciones. Durante la hora que dura la sesión procuro darles pistas, reproduzco momentos de las obras acompañados de imágenes, vídeos… esto es especialmente importante para mantener la atención de los niños. También toco algún pasaje al piano.

Me habla del efecto maravilloso que se produce cuando tienen la suerte de recibir a un intérprete cercano que contribuye de manera espontánea:

– Lina [Tur Bonet] explicó los instrumentos que traía, la viola d’amore y el baritón. Es una comunicadora excelente, le entusiasma lo que hace y se nota, y está tan contenta de tocar la viola como una niña; es cercana y generosa. Sería genial si todos fueran así.

Hace poco que he salido del armario en el sentido musical.

Verdaderamente sería genial si hubiera más y mejores comunicadores en la música, intérpretes o no. ¿Qué me dices de los compositores?

– Los atonales, los dodecafónicos, no pensaron nunca en el público. Uno de los serialistas de la Escuela de Darmstadt publicó un artículo que fue muy sonado y que se titulaba Who Cares if You Listen. Con eso está todo dicho.

– Has entrevistado a Peter Eötvos hace poco…

– Sí, y fue una gran experiencia; es un compositor al que respeto mucho, pronto se estudiará en los Conservatorios; pero se sitúa en una estética con la que no comulgo, y tuve el valor de confesárselo: atonal, próximo a Schönberg, íntimo amigo de Boulez… Yo hace poco que he ”salido del armario”.

Me dice que fue Luis Ángel de Benito quien le ayudó a ”salir del armario” y expresar abiertamente su criterio sobre música contemporánea. Él suele hablar sin tapujos. Seguimos hablando de Eötvos:

– Le dije ”ayúdame a conocer a Boulez”, y casi me convenció. Al menos entendí el sentido que tiene que exista su música. Como dice Eötvos, es bueno que haya todo tipo de estéticas, ninguna música excluye a otra. Al mismo tiempo, pienso que los compositores no deberían ofenderse si su obra no gusta. De la misma manera que ellos no tienen en cuenta los deseos de la audiencia, no tienen motivo para molestarse si el público no asiste a sus conciertos.

– No se te ocurre proponer música contemporánea en Lugo, ¿verdad?

– ¡A mí no! Antes tendría que preparar muy bien al público, un programa de ante-ante-antemano o algo parecido. –ríe.

Quiero que mis alumnos aprecien de otra manera la música que ya forma parte de sus vidas.

Me interesa la faceta docente de Teresa, y hablamos de ella:

– Les entra muy bien la música con bandas sonoras. Uniendo imágenes y una historia me es mucho más fácil que capten lo que es un leitmotiv, el desarrollo, cómo crecen y menguan los temas. Después ya no ven las pelis igual, ni tampoco la música.

Le hablo de mi experiencia con la flauta dulce, y se identifica bastante.

– A mí tampoco me sirvió de nada, ni siquiera para solfeo. En la enseñanza hay ahora una tendencia que procura que el colegio prepare para lo que los chavales tienen fuera. Se quiere evitar que la escuela o el instituto sea una especie de reducto, y eso es lo que intento trasladar a mis clases. Quiero que aprecien de otra manera la música que ya forma parte de sus vidas, sin hacerle ascos a ningún género.

– Porque no todo el mundo tiene por qué llegar a ser músico, ni a tocar un instrumento, ni siquiera a saber mucho de música…

– Claro, primero son las emociones. A mí la Musicología me interesó siempre, pero ese no tiene por qué ser el interés de todos. Yo quería entender qué es eso de la música, es muy raro si lo piensas un momento: una sucesión de ondas que nos hacen sentir, que consiguen mover y conmover a la gente. Cada uno tiene que encontrar su respuesta, para mí es un lenguaje que transmite emociones. Si no conmueve, entonces se trata de un experimento, algo que analizar. Nada más.

– Como la goma de borrar…

– Sí, arte conceptual. Como ”O Aburrimento”…


Teresa Adrán es divulgadora musical, articulista y docente. Escribe habitualmente para Platea Magazine, medio para el cual ha entrevistado a personalidades tan relevantes como Carlos Saura, Peter Eötvos o Lina Tur Bonet. Ha hecho crítica musical en revistas especializadas y prensa generalista (La Voz de Galicia, El Progreso). Formó parte del equipo de producción del Festival internacional de Música Vía Stellae durante seis ediciones.

Ha escrito los programas de mano de la Sociedad Filarmónica de Lugo durante al menos siete temporadas, y los de la Real Filharmonia de Galicia durante otras cinco. 

Para la presente temporada ha recibido el encargo de la Orquesta Sinfónica de Galicia de llevar a cabo el proyecto "Programa de Mano SINETIQUETA#", presentando sus conciertos de manera divulgativa.

Teresa Adrán es Licenciada en Musicología por la Universidad de Oviedo y profesora de Música de Enseñanza Secundaria desde 2002.

Más información sobre Teresa Adrán:
FACEBOOK                   TWITTER                   INSTAGRAM

Próximo Encuentro L3p con DAVID DEL PUERTO, martes 26 de noviembre a las 19:00 en El Instante Fundación (Palos de la Frontera, 20 – Madrid)

RECIBE NUESTROS ARTÍCULOS EN TU BUZÓN DE CORREO SUSBCRIBIÉNDOTE EN EL ENLACE DE LA PARTE INFERIOR DE ESTA PÁGINA, Y SÍGUENOS POR TWITTER Y FACEBOOK.

Pin It on Pinterest

Share This

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.